sábado, 9 de enero de 2016

LA LUCHA POR LAS TALLAS

Hola a todos!
Hoy no se trata de un post acerca de un conjunto. En este post no vais a encontrar fotos. Puede que a algunos os resulte incluso aburrido, pero considero que necesito hacer un  alto sobre el tema de los tallajes de la ropa.
Soy una chica que tiene caderas, que tiene culo, y a la que a veces le cuesta que le cierren las botas por el volumen de mis gemelos. No os equivoquéis, esto no es una queja sobre mi peso. Cómo todo el mundo tengo mis complejos e inseguridades, que son muchos. Tengo días buenos y días malos, días en los que me levanto positiva y con ganas de comerme el mundo y días en los que desearía quedarme en la cama y comer un sándwich de Nutella.
Por cuestiones de salud, ya que tengo problemas de espalda y de rodillas tengo que controlar mi peso. Por ello procuro comer sano y estoy introduciendo el deporte en mi día a día.
Hasta aquí nada fuera de lo normal, todas tenemos nuestra historia y nuestros problemas.
Lo que no me entra en la cabeza es por qué ciertas cadenas de ropa se empeñan en hacernos sentir mal con nuestro cuerpo con tallas que no se corresponden con la realidad y patrones que para algunas son imposibles.
Es estupendo ser de cualquier talla siempre y cuando sea un peso que no ponga en riesgo nuestra salud. El problema que yo me encuentro cuando salgo a comprar ciertas prendas, tales como pantalones, es que no sólo no me entran prendas de mi talla sino que me pruebo ropa dos o tres tallas más y me entra justa.

Poniendo un ejemplo que me pasó este año en Shana. Fui a comprarme unos vaqueros corte boyfriend. Este tipo de vaquero se supone que debe quedar algo amplio y de corte recto. Pues bien, en principio escogí un modelo de la talla que suelo usar en casi todos mis vaqueros, la 42. Cuando fui al probador el pantalón no pasó de las rodillas!!! Pero no me rendí, me probé la 44, y llegué hasta la 46. La 46 me entraba cómo si me estuviese comprando unos vaqueros entallados, y aún así sufrí por abrochármelos. Al final tiré la toalla y salí de la tienda echando humo.

No es algo que me suceda siempre y no todas las marcas de ropa lo hacen, pero tengo la sensación que en lugar de adaptar las prendas para que haya para mujeres de todas las tallas y formas, simplemente han hecho que una 38 de antes ahora sea una 40 o incluso más. ¿No son conscientes de que a muchas mujeres esto les afecta terriblemente al autoestima? ¿Por qué nos obligan a aspirar de manera inconsciente, al tallaje de una modelo de pasarela?
Y no está solo el problema de la talla, en mi caso aunque me entre de cadera a veces por tener volumen en la parte del trasero no logro que suba de esa zona.
Quiero hacer un llamamiento a las cadenas de ropa para que adapten la ropa a todos los tipos de cuerpos y que dejen de tratar de tomarnos por tontos simplemente cambiando el numerito que aparece en la ropa.

Espero que os haya gustado el post de hoy, y si alguien se siente identificado le invito a que comparta su experiencia.
xoxo

2 comentarios:

  1. Un post estupendo. Las tiendas de ropa deberían saber que la autoestima de muchas chicas depende de ellas, por ello, deberían esforzarse más en homogeneizar todas las tallas y que no haya diferencias entre unas colecciones y otras en cuanto a tallas se refiere. Enhorabuena por el post. Saludos. :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo, espero que algún día nos tengan en cuenta :)
    Muchos besos

    ResponderEliminar

Blogging tips